martes, 1 de agosto de 2017

La aprobación de Dios a la maldición de Job


Tomado de Shepherd Press

En el tercer capítulo de Job, recuerda los trágicos y terribles acontecimientos que le trajeron una abrumadora desesperación y agonía a su vida. Maldice el día en que nació y desea que el día que fue concebido sea borrado. El capítulo termina con estas palabras:

Me ha sobrevenido un temor espantoso; lo que más temía, me ha sucedido. No encuentro paz ni reposo; vivo intranquilo y en constante turbación. Job 3:25-26


Job había sufrido todo lo que tememos como seres humanos. Dios tomó sus propiedades, sus ganados e incluso sus hijos. Y encima de eso se le inflige con dolorosas llagas en todo su cuerpo. Sólo su esposa se queda y ella le insta a maldecir a Dios y morir.

Ahora tenemos algún contexto del por qué Job maldice el día en que nació. En este punto en la vida de Job nuestro aprecio por la soberanía de Dios choca con el dolor abrumador de la vida en el mundo maldito que habitamos. No es de extrañar que Job empieza su evaluación humana de los terribles acontecimientos de su vida maldiciendo el día en que nació.

Sin embargo, cuando leas las palabras de Job, no debes volver a leer en el texto la idea moderna de maldecir. Job no pronuncia una cadena de invectivas (Invectiva: Discurso oral o escrito que contiene una censura violenta, agria y dura contra alguien o algo) de una sola palabra que atacan las acciones de Dios. Job tampoco asume el lugar de Dios y pide la condenación a los demás. Su "maldición" es detallada y refleja las cosas profundamente terribles que le han sucedido.

Ahora, cuando se enfrenta a los escombros de una vida que fue idílica hace sólo unos días, Job es vencido por la tristeza. Todo lo que una vez valoró en la vida se ha ido. Y ahora se sienta en insoportable dolor físico y aflicción. Así, al mirar hacia atrás en su vida, comienza a desvanecer aquellas cosas que antes eran vistas como bendiciones -como su nacimiento- y se pregunta por qué nació?. Esta es la maldición de Job.

Esto no es una corriente de lenguaje sucio que, en su esencia, desafía la voluntad y el carácter de Dios en amarga rebelión. Su lamento está lleno, pero conserva su integridad con Dios. Él todavía suplica a Dios por esperanza.

Como cristianos no tenemos que huir del dolor abrumador que fluye del mundo maldito por el pecado (Romanos 8:22). Usted puede responder con dolor como lo hace Job. Sin embargo, nunca debe perder de vista a Dios y su fidelidad al pacto, el Dios que es su fuerza y ​​porción para siempre. En los capítulos finales del libro, Dios finalmente responde a la súplica de Job con una exhibición impresionante de poder, compasión y bendición. La pena y el dolor desesperados no tienen que llevar al cinismo, al desánimo, a la amargura y al miedo.

La mayor parte del libro de Job se centra en el diálogo con tres "amigos" que reprenden a Job por su "maldición". Pero al final, son los amigos los que reciben la reprensión de Dios.

"Cuando el Señor terminó de hablar con Job, le dijo a Elifaz de Temán: "Estoy muy enojado contigo y con tus amigos porque a diferencia de Job, ustedes tienen un concepto erróneo de mí... Job mi siervo, rogará por ustedes, y yo escucharé sus palabras; así ustedes no quedarán avergonzados por no haber hablado de mí correctamente, como lo hizo Job". Job 42:7-8

¿Puedes creer como Job creyó? 
"Yo sé bien que todo lo puedes, que no hay nada que tú no puedas realizar... ¡Grandes son tus maravillas! ¡Son cosas que no alcanzo a comprender!"

¡El solo es digno de alabanza!